Detalles estúpidos sobre ti

Aún conservo muchos detalles estúpidos sobre ti, vienen a mi mente de vez en cuando, cuando menos los espero. Ayer veía una película cuando recordé, de pronto, que tus paletas favoritas eran esas de cereza con una gomita picante al centro.

Hoy recordé que no puedes beber nada que se haya servido en un recipiente azul, porque de alguna manera el azul tiene un «sabor» que no te gusta y nunca supiste explicarme por qué.

Recuerdo también que te gusta pegar pequeñas notas con ridículas frases motivacionales en el espejo del baño. Recuerdo que, después de esa primera vez, dejaste una nota en el espejo de mi baño con tu número y una de esas frases tontas, y yo pensé que estabas invitándome a unirme a un grupo de auto ayuda. Fue extraño, por eso tardé en escribirte.

Recuerdo perfectamente el nombre de tu canción favorita, de tu banda favorita, de tu película favorita, de tu serie favorita, de tu libro favorito y de tu novela gráfica favorita. Todas terribles elecciones y pésimos gustos, pero quién soy yo para juzgarte.

Recuerdo el nombre (y apellidos) de tus dos perros, y el color de la pelota que les lanzaste en ese estúpido video que me mandaste una noche a las dos de la mañana cuando te escribí porque me sentía mal.

La pelota era verde y yo pasé la noche entera tratando de entender qué tipo de respuesta era esa. La verdad es que nunca lo entendí, pero al menos dejé de sentirme mal para pasar a sentirme confundida.

Recuerdo el nombre de tu ex, también el de su ex, recuerdo los últimos dígitos de tu número celular y los de tu tarjeta de crédito. Recuerdo también los tres números tatuados en tu cadera.

Y si no hay nada que pueda hacer para que salgas totalmente de mi cabeza, usaré todos los detalles estúpidos para darle realismo a mis historias. ¿Cuántos de estos datos son tuyos? ¿Cuántos son de él? ¿Cuántos son de ella?

Tú sigues teniendo distintos rostros, y tal vez algún día los olvide, pero por ahora seguiré recordando todos los detalles más absurdos sobre ti.

Un comentario sobre “Detalles estúpidos sobre ti

  1. Asi es, aun 30 años después de no verse nunca más a mo pareja anterior. Su dieta horrenda de galletas saladas, refrescos «Mountain Dew» y te al estilo inglés… sus cicatrices en el músculo de la pierna izquierda y el dedo pulgar derecho… las mentiras pequeñas que pasaban por esta boca que amaba tanto que convirtieron en una montaña, o mejor dicho un valle que nos separará hasta el juicio final.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s