Lughnasadh

El oro se derrama en tu piel, suave como la miel. Refleja los colores del cielo durante esta puesta de sol.

Mis ojos son del color de las semillas en tu canasta. Cuerda de lino y manos atadas, un año y un día y seré tuya por siempre.

Guerrero joven, piel de bronce y cabello como la sangre. Cuídame, entre tus brazos, hasta que el calor me haga arder en llamas del color del Sol.

Toma los frutos y llévalos a casa.

Que si ella no me ama, es momento de volver al origen.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s