Jamás

Estando frente a tu rostro, frente a tus mejillas sonrojadas por el frío de las noches de invierno, me pregunto si algo hubiera sido diferente si te lo hubiera dicho.

Siendo honesta, sería difícil explicar cómo ocurrió. Sería aún más difícil encontrar las
palabras adecuadas para expresarlo.

Es un sentimiento con matices extraños.

Tú hablas sobre las cosas que han cambiado y me dices que yo sigo siendo la misma.
Te sonrío. Puede ser.

Te escucho, pero sólo pienso en todas las noches que pasé en vela preguntándome si
aún me recordabas, si mi nombre aún te evocaba algún recuerdo de aquellos tiempos en los que prometíamos cosas imposibles.

Tu nombre pasó por mis sueños muchas veces.

Jamás fuimos más lejos, jamás lo supiste. Creo que podría decirte todo esto de frente
y aún no lo sabrías.

Me hablas del pasado y de los viajes que no se hicieron. Te ríes sin pensarlo y después
te llevas el dulce a los labios.

Tengo que apartar la mirada.

Dices que no he cambiado, que soy la misma. No sé si haya manera de olvidar los
cinco años en los que no existimos.

Y es que no lo sabes, y no lo sabrás nunca, pero por ti podría dejarlo todo.

Pretender que nada ocurrió, que nada cambió, que nunca nos olvidamos y que la
distancia jamás existió.

También podría pretender que ninguna de las dos hemos cambiado.

Pero ahora hablas del futuro y de lo lejos que se van tus pensamientos cuando estás
sola, y yo sólo pienso en lo mucho que desearía poder hacerte una pregunta.

¿Qué nos pasó?

Pero no hay tiempo, ya es tarde. Te despides como lo hacías antes mientras yo me pregunto si realmente lo olvidaste todo.
Pero ya no importa.

Jamás lo sabré.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s