Cadáveres

Lo que tú buscas, y siempre buscarás, es algo que te salve de ti misma y de ese lugar que no puedes llamar hogar.

Así que vas de persona en persona, de experiencia en experiencia, consumiéndolo todo para llenar el agujero negro personal que llevas en el pecho.

Pequeño y denso.

Alma tras alma tras alma, la emoción se acaba y no es suficiente.

Desechable.

Así que los cadáveres sin ojos se acumulan a tus pies. Piden perdón y clemencia, y gritan hasta que sus gargantas sangran y sus voces se quiebran.

Los arrastras como las cadenas de la condena que tienes que pagar.

Orgullosa y altanera, dices que fue un sacrificio que ellos decidieron hacer. Los cuentas como trofeos y los presumes a la siguiente víctima.

Pero, en el fondo, tú y yo sabemos que es mentira.

¿Eso explica por qué no te soportas?

¿Eso explica por qué no sabes estar sola?

¿Eso explica por qué nunca eres suficiente?

¿Eso explica el por qué ellos no te quieren?

Si ya pasó más de una vez, ¿sigue siendo especial?

¿Tú eres especial?

Tú quieres que alguien se quede, y nadie lo hará a menos que se convierta en un cadáver al que puedas controlar.

Debe ser triste no tener nada real.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s