Tabaco

Él siempre lleva cigarros en la bolsa, cuando vuelvo a casa, estoy cubierta del olor a tabaco.

No sé por qué le gusta fumar. Se lo he preguntado, pero sólo dice que no hablemos de eso. Encendedor a la mesa y sus labios a los míos.

Él siempre actúa y pocas veces pregunta, cuando vuelvo a casa tengo la sensación de haber cometido un error.

No sé por qué sigo regresando. Me lo he preguntado, pero no hay respuesta. Supongo que simplemente es sencillo.

El olor a tabaco se queda en mi ropa y en mi cabello, la sensación de sus dedos en mis brazos y en mi garganta.

Ayer le dije que no quería volver a hacerlo, y hoy vuelvo a casa oliendo a cigarros.

Él siempre consigue lo que quiere, y yo nunca sé qué es lo que quiero.

No sé por qué es tan difícil entenderlo.

Y no sé por qué el olor del tabaco es tan difícil de eliminar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s