Moras silvestres

Por favor, piensa en mí como una buena amiga. No quiero nada más.

Octubre es de oro, las moras silvestres fueron nuestras en el verano. Te quiero tanto que sólo deseo aportar algo nuevo a tu vida. ¿Qué hago?

Algo único, algo puro, algo que valga la pena recordar en diez años. Algo que recuerdes cuando ya no esté aquí.

Quiero ser especial.

Mi ropa de invierno está rota y estoy helada. ¿Qué tiene de especial alguien que bien pudo haber sido un completo desconocido si nunca lo hubiera mirado?

Y la lluvia, o el fuego, o el humo, nubla mi vista. A veces me confundo, y llego a pensar que en realidad busco otra cosa.

Un rostro hermoso, una piel suave, una mente pura.

Soy inocente y frágil, y te quiero tanto que me gustaría confesar esa verdad. Soy inocente, pero he mentido. Soy inocente pero me avergonzaba serlo y busqué ser culpable.

Y ahora, ¿cómo recupero lo que perdí?

Déjame ser parte de tu vida. Piensa en mí, confía en mí, apóyate en mí. Aún sigo en la búsqueda de algo único que aportar, pero te prometo que será sincero.

Cuando los años pasan, hacer amigos se vuelve cada vez más difícil.

Dije algo que no debía decir, hice algo que no debía hacer, pensé algo que no debí pensar, y entonces me obligué a no ser yo.

Y tú, que conoces a quien no soy yo, apreciarías más a quien sí soy.

Los escalofríos siguen, el hambre y la fiebre también. Ya no tenemos moras y el invierno se aproxima con sus tormentas blancas.

Detesto el color blanco.

Pero dime, antes de que pase, ¿qué necesito para ser parte de tu vida? ¿Qué necesito para ser algo más que una desconocida a la que te encontraste a la mitad del camino? ¿Cómo puedo ser tu amiga?

¿Cómo forjo una amistad ahora, si en la infancia no aprendí a hacerlo?

Di que soy bonita, di que soy inocente, di que yo no tuve la culpa y que no merecía lo que obtuve.

Di que soy tu amiga.

Palabras que duraron años. ¿Quién sería hoy si jamás hubiera pasado?

¿Qué seríamos hoy si nos hubiéramos conocido a los siete años? cuando yo aún era yo y el mundo aún era mágico.

Te quiero tanto.

Déjame ser parte de algo mas grande que esta tierra y estos huesos, y estas moras silvestres que morirán en invierno.

3 comentarios sobre “Moras silvestres

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s