Llorar por mí

La piel se descompone. Azul, café y negro.

La lluvia golpea en la ventana. Sensación de náuseas.

Las malas noticias llegan pronto, siempre llegan pronto.

Y se van, dejando un vacío inmenso.

La humedad crea un calor sofocante.

Temblores involuntarios en el cuerpo.

A veces sólo quisiera llorar por el mundo,

Y que el mundo nunca tuviera que llorar por mí.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s