Último viaje

En este momento, creo que ya nada importa. En un segundo estaremos muertos.

El tiempo es relativo y parece expandirse cuando la destrucción es inminente. Tengo tiempo para ver la luz, para imaginar el golpe, para girarme hacia ti y tomar tu mano. Y tú tienes tiempo para abrazarme hacia tu pecho y tratar de darle la espalda a la luz, como si eso pudiera protegernos.

Un último viaje, es bueno poder compartirlo contigo.

El auto en el que estamos no puede avanzar, y el que se aproxima no puede frenar. Nosotros no podemos escapar.

Así se acaba, con un golpe en el costado, cristales y sangre.

Impacto en la espalda, en las piernas, en la cabeza…

Ya no sujeto tu mano, pero sigo apoyada en tu pecho. El peso nos empuja y el mundo da vueltas, y mientras todo gira y los cristales nos cortan la piel, por un fugaz momento puedo ver tu rostro.

Fue maravilloso haberte conocido.

Y fue aún más maravilloso haber sido parte de tu vida.

Después no hay nada. Fuego y metal fundido, gasolina, sangre, cristales. Silencio.

Un comentario sobre “Último viaje

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s