Vivir

Las noches y sus luces de colores existen fuera de los cuatro muros que te protegen. Tan cerca y tan lejos, tan maravillosas y tan aterradoras. La sal de las lágrimas quema mi piel. Arden hasta precipitarse por mi cuello y caer al vacío. Silencio, la música suena sólo en mi imaginación. No soy el … Sigue leyendo Vivir

Algo para mí

Tu piel es suave y las puntas de mis dedos están heladas. Un escalofrío en la espalda que se pierde en tu cuello. ¿A caso no me estoy atando a algo que no debería existir? ¿No fui yo quien se puso las cadenas que tu ofreciste como un regalo? Profundo, despacio, lleno de mentiras. Quizás … Sigue leyendo Algo para mí